Para darle prioridad a los envios de emergencia del Covid-19, Algunas de las ordenes pueden tener un retrazo de 4-5 dias.

Dia 30 Orando POR SU FUTURO.

Serie 31 días de oración por tu esposo
DIA 30
Orando POR SU FUTURO.


REFLEXIONEMOS:
Ninguno de nosotros puede vivir sin una visión para el futuro. Si no la tenemos, andaremos dando golpes a ciegas sin dar en el blanco. Sin ella, parece que la vida no tiene sentido y cada día morimos un poco más. “Sin profecía el pueblo se desenfrena” (Proverbios 29:18)
Tener visión no significa saber los detalles específicos en cuanto a lo próximo que va a suceder. Tiene que ver con tener un sentido general de hacia dónde te diriges y tener la esperanza de que hay algo bueno en el horizonte. Es saber que sí tienes un futuro y un propósito y que es brillante.
No todos los hombres tienen esa certeza. Cuando esto sucede, casi puedes ver que sus vidas son consumidas. Aún los que la tienen, no es así todo el tiempo. Hasta el hombre más espiritual puede cansarse demasiado, estar acabado, derrotado, distanciado de Dios, confuso acerca de quien él es y por qué está aquí, y perder su visión para el futuro. Puede perder su sentido de propósito y por este motivo estar abrumado y no tener esperanza. Si pierde de vista sus sueños y se olvida de la verdad en cuanto a sí mismo y a su situación, puede terminar creyendo mentiras destructoras acerca de su futuro. “Por falta de conocimiento mi pueblo ha sido destruido” (Oseas 4:6)
Dios dice que no oigamos las voces que hablan mentiras, porque “cuentan visiones que se han imaginado y que no proceden de la boca del Señor (Jeremías 23:16) Cualquier visión para el futuro que está llena de fracasos y falta de esperanza no es de Dios (Jeremías 29:11). Dios puede restaurar la visión donde haya estado perdida. Él puede dar esperanza para volver a soñar y traer su verdad a las mentiras del desánimo. Dar seguridad de un futuro prometedor. La oración es el medio a través del cual Él lo puede cumplir.

OREMOS:
Señor, oro para que le des a (Nombre del esposo) una visión para su futuro. Ayúdalo a entender que tus planes para él son de bienestar y no de calamidad; a fin de darle un futuro y una esperanza (Jeremías 29:11). Llénalo con el conocimiento de tu voluntad en toda sabiduría y entendimiento espiritual, que pueda tener un caminar digno de ti, agradándote por completo,, llevando fruto en toda buena obra y creciendo en tu conocimiento (Colosenses 1:9-10).
Que viva siendo guiado por el Espíritu Santo y no camine en duda y con temor de lo que pueda suceder. Ayúdalo a madurar y a crecer en ti cada día, sometiendo todos sus sueños y deseos a ti, sabiendo que “lo que es imposible para los hombres es posible para Dios” (Lucas 18:27). Dale metas ordenadas por Dios y muéstrale cómo conducirse de manera que siempre invierta en su futuro.
Oro para que todos los días de su vida esté activo en el servicio a ti. Guárdalo de perder su sentido de propósito y llénalo de esperanza para su futuro como una “firme y segura ancla del alma” (Hebreos 6:19) Dale “Lo que su corazón desea” (Salmos 21:2) y “la heredad de quienes te honran” (Salmo 61:5). Plántalo firme en tu casa, mantenlo fresco y floreciendo y llevando fruto aun en la vejez (Salmo 92: 13,14). Y cuando llegue el momento de dejar esta tierra e irse contigo, que tenga una visión tan firme de su futuro eterno que haga que su transición sea suave, sin dolor y acompañada de paz y gozo. Hasta entonces, oro para que pueda encontrar la visión de su futuro en ti.



31 días de oración por tu esposo…


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados